Reportajes

 

 

 

 

Prueba: Abarth 124 Spider

Abarth 124 Spider: Un italiano renacido con un gran futuro como clásico

Bienvenidos a la sección de reportajes de la página web de la Travesía Don Bosco. Queremos ir publicando de manera periódica reportajes y contenidos de interés que tengan que ver con eso que tanto nos apasiona: los vehículos clásicos, los automóviles deportivos y “especiales” y , cómo no, los rallyes.

Para inaugurar esta sección me he tomado la libertad de publicar un vídeo que he estado editando en estos días de “confinamiento”. Se trata de unas imágenes que pude grabar el pasado verano en Lanzarote. No os asustéis que no se trata de un vídeo de playa, spa y mojitos o de los paisajes y temas culturales que hay que ver en la isla, que por cierto, aprovecho para  recomendaros la isla como destino de vacaciones.

Como antes indicaba, el automovilismo protagonizará esta sección y precisamente en este reportaje un vehículo moderno pero inspirado en un clásico en toda regla es el protagonista, el Abarth 124 spider moderno.

Este automóvil ha sido una apuesta de Fiat por relanzar un roadster moderno después de muchos años en los que el fabricante italiano no nos sorprendía con un modelo así. De hecho, hay que remontarse a mediados de los noventa para toparnos con su “antecesor”, o mejor dicho con un modelo similar, el Fiat Barchetta. Sin embargo, ese vehículo noventero no era un antecesor en sentido estricto ya que se trataba de un biplaza descapotable con tracción delantera y con una línea que poco o nada tenía que ver con nuestro protagonista. Debemos remontarnos a mediados de los sesenta para conocer al modelo que ha inspirado al modelo que hoy presentamos y que comparte el mismo nombre y línea, el Fiat 124 spider de primera generación que se fabricó entre 1966 y 1985. Al igual que ocurre con el modelo actual Abarth se encargó de realizar la versión más deportiva y “radical” del modelo. Una preparación que entonces estaba destinada a los rallyes. El Abarth moderno es la preparación más deportiva de línea y motor del biplaza pero para uso convencional como turismo, o lo que es lo mismo, es el acabado más deportivo que se comercializa del Fiat 124 spide

 

Para esta ocasión, Fiat ha utilizado la plataforma del que quizás sea el roadster por excelencia desde finales de los ochenta hasta el momento actual, el Mazda MX5. A mi juicio es una estrategia muy acertada ya que Fiat aprovecha una plataforma de gran fiabilidad y le aporta sus líneas propias inspiradas en su propio pasado. Dentro de la estética moderna del biplaza de Fiat encontramos muchos detalles que irremediablemente hicieron que nos acordásemos del modelo original, como los faros delanteros y traseros o la parrilla frontal.

 

La versión que  probamos fue la más deportiva, el Abarth 124 spider.

Aunque nosotros alquilamos la versión normal del Fiat descapotable y no la versión Abarth, nuestra sorpresa fue muy grata y positiva, al menos la mía, cuando nos entregaron la llave con el logotipo del preparador italiano y vimos el que sería nuestro coche aparcado en la calle. Por una falta de stock del modelo normal, la empresa de alquiler de vehículos se vio obligada a dejarnos el Abarth al precio del Fiat. Es posible que precisamente, por falta de stock tuvieran que traerlo de Fuerteventura y de ahí las pegatinas de la puerta… Pero, ¿qué nos iban a dejar si no? ¿Un Seat Ibiza o un Opel Corsa? ¡Déjate…!

Nos metimos dentro del coche y lo arrancamos, con una gran sonrisa de oreja a oreja del que aquí escribe. Sin embargo, ese ruido de motor redondo que no pasaba nada desapercibido no gustó nada a mi pareja y acompañante que dijo “¡Venga ya! ¿Con este ruido, con esta macarrada vamos a andar estos días?”.

¿Cómo que macarrada? Si hubiera sido un utilitario con un gran alerón, unas franjas y colores extravagantes, un gran tubo de escape “metido con calzador” y con la canción de turno del cantante de reggaetón de moda sonando a todo volumen, sí, habría sido un coche “macarra” en toda regla. En ese caso podéis estar seguros que no habría alquilado ni aunque me lo dejasen por la cuarta parte del precio, pero esto era otra cosa. Aunque  debo admitir que el ruido de sus salidas de escape no era nada discreto, no era una macarrada, era otra cosa: un roadster deportivo moderno, completamente de serie e inspirado en un clásico.

 

Cualidades de un deportivo

El Abarth que probamos montaba un motor 1.4 turboalimentado de 4 cilindros (de gasolina, por supuesto), que transmitía al eje trasero 170cv y 250Nw/m. Para un vehículo de 1060kg, suponía una relación peso/potencia de 6,2kg/CV. Con estos datos, el biplaza italiano contaba con unas cifras de aceleración de cero a cien de 6,8 segundos y una velocidad máxima de 232km/h. La tecnología “moderna” no ha sido olvidada en este vehículo que contaba con un botón de ajuste de modo de conducción que permitía elegir entre una respuesta “normal” y una más deportiva “sport”, aunque la diferencia no era muy grande.  Nosotros, como es lógico, no probamos la velocidad máxima del vehículo, pero sí que pudimos disfrutar (insisto, al menos yo) de un vehículo muy divertido de conducir por las carreteras de Lanzarote, con un bonito paisaje de mar al fondo y/o por carreteras sinuosas de montaña por parajes casi desérticos de tierra y piedra volcánica rojiza. Además del motor y las líneas de escape, su posición de conducción muy próxima al suelo, los amortiguadores Bilstein y el sistema de frenos Brembo con pinzas de cuatro pistones contribuían a hacer de la conducción de este biplaza una sensación de deportividad y diversión pura y dura.

Esencia Abarth en el interior y el exterior

En su interior, varios detalles nos recordaban que el modelo estaba personalizado por la marca del escorpión, como el tapizado de los asientos deportivos en cuero perforado y alcántara con costuras en rojo y con las letras “Abarth” bordadas también rojo en la zona alta del respaldo . El cuadro de mandos con tres esferas de las cuales la central era roja y de mayor tamaño, los pedales de aluminio o el volante deportivo presidido por el escudo Abarth. De hecho las costuras en rojo se podían apreciar en todos los rincones del vehículo, desde los asientos, al volante, e incluso la guantera. Detalles que en todo momento nos insinuaban que estábamos en un coche concebido para disfrutar de la conducción. Aunque, este no es un coche para “reggaetoneros”, el biplaza italiano contaba con un buen equipo de audio firmado por Bose, que contaba con 9 altavoces y dos subwoofers e combinación con una pantalla central de 7 pulgadas.

En el exterior, varios detalles como los paragolpes delanteros, los espejos retrovisores en otro color y las llantas de aleación de 17 pulgadas en color antracita enfatizaban el carácter deportivo y especial del vehículo.

 

Conclusiones

Sólo puedo decir que me encantó la experiencia y que disfruté como un enano. A diferencia de su antecesor, el Abarth 124 spider es un automóvil moderno, con muchos detalles de los coches actuales en los que la electrónica es fundamental e imprescindible. Sin embargo, el 124 actual mantiene, a mi juicio de manera acertada, su esencia en la conducción y en su estética. Además, debemos tener en cuenta que en el momento actual en el que el sector del automóvil está atravesando un momento de grandes cambios e incertidumbre, pocos fabricantes apuestan por comercializar modelos de este tipo. Sin embargo, los aficionados a los automóviles todavía no nos hemos extinguido…

El tiempo lo dirá pero este italiano renacido promete ganarse un futuro como auto clásico y ojalá que también pueda ganarse un espacio en mi garaje, pero por el momento, habrá que esperar.

 

Mario García